Ariel Montoya

Factura poética

 Poema siguiente


El Pez
muere
por su boca;
el poeta,
por su lengua.

Poema siguiente 

 Volver a
Ariel Montoya