Pablo Neruda

Los hombres y las islas

 Poema siguiente

LOS hombres oceánicos despertaron, cantaban
las aguas en las islas, de piedra en piedra verde:
las doncellas textiles cruzaban el recinto
en que el fuego y la lluvia entrelazados
procreaban diademas y tambores.
La luna melanésica
fue una dura madrépora, las flores azufradas
venían del océano, las hijas
de la tierra temblaban como olas
en el viento nupcial de las palmeras
y entraron a la carne los arpones
persiguiendo las vidas de la espuma.

Canoas balanceadas en el día desierto,
desde las islas como puntos de polen hacia
la metálica masa de América nocturna:
diminutas estrellas sin nombre, perfumadas
como manantiales secretos, rebosantes
de plumas y corales, cuando
los ojos oceánicos descubrieron la altura
sombría de la costa del cobre, la escarpada
torre de nieve, y los hombres de arcilla
vieron bailar los estandartes húmedos
y los ágiles hijos atmosféricos
de la remota soledad marina,
llegó la rama
del azahar perdido, vino el viento
de la magnolia oceánica, la dulzura
del acicate azul en las caderas,
el beso de las islas sin metales,
puras como la miel desordenada,
sonoras como sábanas del cielo.

Poema siguiente 

 Volver a
Pablo Neruda

Comentarios3

  •  
    Elsy Alpire Vaca Bello poema, amigos, gracias por compartir.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Maravillosa prosa poética.

    Gracias por compartirla.-
  •  
    felipe gonzalez mer Hermoso poema.
    Pablo Neruda siempre presente.
    Elegancia de lenguaje
    en profundo mensaje
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.