Pablo Neruda

Los constructores de estatuas (Rapa Nui)

 Poema siguiente

YO soy el constructor de las estatuas. No tengo
nombre.
No tengo rostro. El mío se desvió hasta correr
sobre la zarza y subir impregnando las piedras.
Ellas tienen mi rostro petrificado, la grave
soledad de mi patria, la piel de Oceanía.

Nada quieren decir, nada quisieron
sino nacer con todo su volumen de arena,
subsistir destinadas al tiempo silencioso.

Tú me preguntarás si la estatua en que tantas
uñas y manos, brazos oscuros fui gastando,
te reserva una sílaba del cráter, un aroma
antiguo, preservado por un signo de lava?

No es así, las estatuas son lo que fuimos, somos
nosotros, nuestra frente que miraba las olas,
nuestra materia a veces interrumpida, a veces
continuada en la piedra semejante a nosotros.

Otros fueron los dioses pequeños y malignos,
peces, pájaros que entretuvieron la mañana,
escondiendo las hachas, rompiendo la estatura
de los más altos rostros que concibió la piedra.

Guarden los dioses el conflicto, si lo quieren,
de la cosecha postergada, y alimenten
el azúcar azul de la flor en el baile.

Suban ellos y bajen la llave de la harina:
empapen ellos todas las sábanas nupciales
con el polen mojado que imperceptible danza
adentro de la roja primavera del hombre,
pero hasta estas paredes, a este cráter, no vengas
sino tú, pequeñito, mortal, picapedrero.

Se van a consumir esta carne y la otra,
la flor perecerá tal vez, sin armadura,
cuando estéril aurora, polvo reseco, un día
venga la muerte al cinto de la isla orgullosa,
y tú, estatua, hija del hombre, quedarás
mirando con los ojos vacíos que subieron
desde una mano y otra de inmortales ausentes.

Arañarás la tierra hasta que nazca
la firmeza, hasta que caiga la sombra en la estructura
como sobre una abeja colosal que devora
su propia miel perdida en el tiempo infinito.

Tus manos tocarán la piedra hasta labrarla
dándole la energía solitaria que pueda
subsistir, sin gastarse los nombres que no
existen,
y así desde una vida a una muerte, amarrados
en el tiempo como una sola mano que ondula,
elevamos la torre calcinada que duerme.

La estatua que creció sobre nuestra estatura.

Miradlas hoy, tocad esta materia, estos labios
tienen el mismo idioma silencioso que duerme
en nuestra muerte, y esta cicatriz arenosa,
que el mar y el tiempo como lobos han lamido,
eran parte de un rostro que no fue derribado,
punto de un ser, racimo que derrotó cenizas.

Así nacieron, fueron vidas que labraron
su propia celda dura, su panal en la piedra.
Y esta mirada tiene más arena que el tiempo.
Más silencio que toda la muerte en su colmena.

Fueron la miel de un grave designio que
habitaba
la luz deslumbradora que hoy resbala en la
piedra.

Poema siguiente 

 Volver a
Pablo Neruda

Comentarios5

  • Es un poema dulce , bello de Neruda. Me encantan las estatuas y su misterio. Deseo agregar que me ha fascinado un libro que se llama La Hora de las Estatuas del poeta Carlos Martian. Allí el a través de un periplo en el años 2011 las dota de vida y marchan sobre Buenos Aires. Los quiero gracias. Rosaura
  • LAURA NO HAY MEJOR POEMA QUE ESTE ES EL MEJOR ME GUSTA COMO HABLA DE LAS ESTATUAS CONSTRUIDAS EN CIRCUNSTANCIAS DESCONOCIDAS EL MISTERIO , DE RAPANUI ,QUE LE DA UN TOQUE MAJICO DE MISTERIO Y ENCANTO QUE INCLUSO ENVUELVEN A LOS HABITANTES DE NUESTRA ACTUALIDAD . ES EMOCIONANTE LEER ESTE POEMA DE PABLO NERUDA MAS AUN SI PERTENECES EN EL LUGAR DONDE ESTAS ESTATUAS SE ENCUENTRAN Y CONVIVIR CON ELLAS SIN SABER DONDE ESTA SU ORIGEN ...
    VIVA EN NUESTROS CORAZONES PABLO NERUDA COMO UN GRAN POETA . LAURA .S. 8 BASICO . COLEGIO .M . S .CHILE
  • victor nunca leei un poema tan bonito
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano EXCELENTES LETRAS , ES UN GUSTO LEER ESTOS VERSOS

    Gracias.
  •  
    felipe gonzalez mer Bello poema.
    Para meditar las estatuas que somos,
    que fuimos...
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.