Julio Iraheta Santos


La confesión del juglar




                               Mucho paquete para vos        Amanda
                              Primero el perverso polimorfo        el machista al cubo
                               el sembrador de demonios en tu cuerpo
                               el zaguán abierto para las maldiciones
                               el asta asesina de tu alma        de tus sentimientos ingenuos
                               el rompedor de tu vitrina llena de cívica y moral
                               el violador de tu castidad
                                el semáforo en rojo de tu familia
                               el conquistador de tu dignidad
                              la hiel del mero infierno
                              el bohemio cruel revolcándote a la medianoche
                              como un lobo feroz que arrancó a puras dentelladas
                              las últimas defensas de tu pureza y de tu luz
                               En vos vino a dar el río de aguas negras de mi corazón
                              Te hiciste una con el malvado con la bendición del cura
                               Pero después surgió el milagro
                              y aunque siguió mi lucha contra el canibalismo
                              un hombre nuevo se te arrimó a la vida
                              para seguir siendo uno con la blancura de tu ser
                              Inmaduro en la inédita ruta de mi sensatez
                              (aquí vale el engolamiento de la retórica)
                              mordí el anzuelo de tu sujeción fingida
                              y comencé a escribir el poema de la pasión domesticada
                              Te amé con inciensos de pureza
                              con catecismos para apagar mi vieja brama
                               y vivir enamorado de ti como un adolescente tímido
                               como un escolar que pide permiso
                               para poner la regla en cada milímetro
                               de tu posible necesidad sexual
                              Me fui volviendo un místico
                              te levanté altares en los valles y en los montes
                              y te volviste una diosa veleidosa
                               Por eso me embriagué herido por tus desprecios
                               y reviví el calvario de mis primeros amores

                              cuando aún el mundo no me había podrido
                              Desde entonces la tristeza de mis años iniciales
                              creció de ola en ola hasta llegar a inundación
                               Ninguna pulgada de tierra quedó libre
                              de la indiferencia de tu mar
                              Y aquí estoy como un vigía ciego
                              en la azotea de la soledad
                               Si es invierno las lluvias me golpean
                               Si es verano las estrellas me miran con indiferencia
                              La noche me envuelve y se burla de mi desventura
                               Te espero y nunca llegás        jamás hay lugar para mí
                              Tu agenda no tiene alcoba para un juglar afligido
                              Solitario me dejás con las musas que no tienen la hipnótica
pelusa
                              Las cuerdas de mi laúd no paran de sonar sus quejas
                                                  Pasión cuyo ventarrón
                                                  arrasó con tus honores
                                                  hasta volverte una esclava
                                                  Tus blasones de familia
                                                  rodaron por el camino
                                                   de mis crueles correrías
                                                  Pero venció tu cintura
                                                   me intoxicó tu estoicismo
                                                   De fiera pasé a cordero
                                                  y te volviste una loba
                                                   con tu frialdad y tu ajenjo
                                                   y yo fui el enamorado
                                                  preso en las hondas tinieblas
                                                  de la mujer domadora
                                                  siempre con látigo en mano
                                                  dándome azote de esclavo
                                                  pero nunca su ternura
                               Hoy no sé cómo escapar de esta red que me mata
                              Quisiera dejarte pero tu imán me retiene
                              Soy un hule que entre más se estira
                              regresa con más fuerza a su posición original

                              Feto de varón me ovillo bajo el cielo
                               Las nubes pasan y me escupen
                              Estás tan próxima      pero tan lejana
                              Vos desconocés mi sensibilidad
                              Son treinta y siete años de camino
                              y aún no me asimilás
                              ¡Vaya pacto de insomnios!
                              Llevame al siquiátrico
                              para que me pongan los rulos
                               Talvez las descargas influyan en mis precipicios
                               y surja liberado para que hagamos una tregua
                              y firmemos la paz
                              y la coexistencia alumbre nuestra mesa
                               nuestros proyectos de vejez
                              nuestras arrugas animadas por el sexo
                               en el viejo camastrón
                              Te amo con tu celulitis y tu carácter severo
                              Por favor ya no me pasés la cuenta
                              por mi pasado de tirano
                               No hagás sufrir a tu suegro
                               nuestro Padre celestial

                              Olvidate de los garfios
                               Ya no soy un paquete        Amanda
                               Respetá mi dignidad
                               Estoy sin chonga y listones
                              Adentro de la caja hay un vacío
                               que sólo vos podés llenar
                              Que tus miradas tengan vida para mí
                              Incorporá en tu diccionario
                              las palabras
                                                  ternura
                                                   y atención
                              Quiero entrar en tu menopausia
                               como el patriarca Abraham
                              seguro de dar en el blanco
                               y preñarte de una vez
                              para que mis ojos no se vayan
                              detrás de ninguna Agar
                              y que des a luz en mis manos
                               un fruto lleno de amor
                              ¡He dicho!





10-10-2002 3 A.M.

Ver métrica de este poema







Poemas de Julio Iraheta Santos



Poema Siguiente >>






  • 1
    norma

    Esta presioso muchas felicidades.

  • 2

    Bella forma de narrar lo que fue un hombre machista hasta el milagro del cambio que experimento por el amor de Amanda...y alli en ese cambio, Amanda le hace pagar toda la crueldad que tuvo con ella, pues a pesar de ser mayores, el espera el milagro de Abraham...(estar con ella y tener un hijo)para no tener que salir a buscar otra mujer...como lo hizo Abraham con Agar ...
    Magnifico poema...!

  • 3
    Héctor Manuel González Pacheco Montes.

    Bella poesía, narra la vida del amor , desde un principio hasta su fin, ello nos hace reflexionar el tener un gran amor y culmina con el producto más bello el tener un hijo.

  • 4
    Celiabe

    Es impresionante la forma de sentir el amor y al mismo tiempo rendirse ante el altar del amor... Sigue adelante, es buenísimo el poema.

  • 5
    Ali

    ES genial como se puede dominar a un hombre en el nombre del amor y como tras conseguir lo mas preciado se tiende a ceder para mejorar

  • 6
    erfrain

    muy bueno gracias

  • 7
    Victor Manuel Cifuentes SuarezPuntos: 288

    Victor Manuel Cifuentes Suarez

    El amor lo transformó y condujo al sufrimiento. La historia pasa su factura. El,purga y escribe su plegaria.

    Calificó este poema con un 10

  • 8
    Pepita FernándezPuntos: 114619

    Pepita Fernández

    Qué buen uso del lenguaje metafórico, lo leí varias veces, por ese uso justamente , el contenido salta a la vista . Me gustó
    Con respeto doy mi opinión

  • 9
    Rubealonz Zuso SanchezPuntos: 5547

    Rubealonz Zuso Sanchez

    excelente!

    Calificó este poema con un 10

  • 10
    AmedianaPuntos: 18865

    Amediana

    Denso, pero buena narrativa y bellas letras.



Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.

Gestionado con WordPress

SitemapSitemap 2Sitemap 3PrivacidadContacto — Publicidad