Diego Hurtado de Mendoza

A un devoto

 Poema siguiente

          Dentro de un santo templo un hombre honrado
con grave devoción rezando estaba;
sus ojos hechos fuentes, enviaba
mil suspiros del pecho apasionado.

          Después que por gran rato hubo besado
las religiosas cuentas que llevaba,
con ellas el buen hombre se tocaba
los ojos, boca, sienes y costado.

          Creció la devoción, y pretendiendo
besar el suelo al fin, porque creía
que mayor humildad en esto encierra,

          lugar pide a una vieja; ella volviendo,
el 'salvo honor' le muestra, y le decía:
' Besad aquí, señor, que todo es tierra.'

Poema siguiente