El texto publicitario es aquel que busca atraer la atención de potenciales consumidores respecto a un producto o servicio que se desea promocionar. Estos textos se caracterizan por su brevedad, redundancia, connotación e innovación.

Texto publicitarioEntre los distintos textos publicitarios, podemos encontrar a los textos narrativos (generalmente asociados a los medios audiovisuales, pueden relatar una pequeña historia que justifica la presentación del producto o servicio anunciado), descriptivos (incluyen detalles y características sobre lo que se desea comercializar) y argumentativos (expone razones a favor del producto).

Aunque cada texto publicitario apunta a un cierto segmento del mercado (de acuerdo a los grupos de edad, nivel socio-económico, etc.), intenta seducir a la mayor cantidad posible de receptores. Por eso, busca transmitir ciertos valores culturales e ideológicos, mientras reproduce los estereotipos propios de la época.

La finalidad del texto publicitario es la persuasión, a la que apunta a través de la combinación de diversos signos (en el caso de los medios escritos, serán las palabras e imágenes). Estos mensajes combinan el sentido denotativo (con información acerca de las cualidades de lo que se desea vender y la invitación a la compra) y el sentido connotativo (las personas u objetos que protagonizan los mensajes reflejan ciertas pautas de conducta, que permiten asociar el producto a determinados comportamientos o modelos).

Cuando se habla de publicidad engañosa, nos estamos refiriendo a textos donde se omiten datos que pueden ser de interés para los consumidores (por ejemplo, no se explicitan los intereses en una compra en cuotas) o se acude a las falacias (agregando propiedades o beneficios que, en la práctica, el producto no tiene).

Los textos publicitarios suelen incluir un eslogan o lema, que es una frase que se utiliza como expresión repetitiva de una idea o como identificación de una marca. Por ejemplo, Nike y su “Just do it”.