Jesús Alberto Arbeláez Arce

NUMOC

LA NOCHE ERA GRANDE,...TANTO COMO SUS MANOS QUE SE POSABAN TRANQUILAS A LO LARGO DEL DESIERTO CONFUNDIENDOSEN CON LA ARENA ROJIZA QUE YA EMPEZABA A DESTEÑIR EL GONFALÓN SOFOCADO.


UNA QUE OTRA ESTRELLA BRILLABA EN EL FIRMAMENTO SOLITARIO DE NUBES. MIENTRAS ÉOLO INCITABA A LA ALARMA A ESPARCIRSE COMO EL VINO POR TODO LOS RINCONES DEL PLANETA, ENTERANDO DE LA ESTRAÑA PRESENCIA DE AQUEL GIGANTESCO SER, QUIEN SENTADO EN MEDIO DEL DESIERTO COMO UN YOGUI CUARENTÓN, DORMITABA-ESPERABA, SOSTENIENDO ENTRE SUS PIERNAS UNA TERCEROLA EN ACTITUD DESAFIANTE ... Y LO  PEOR, SIN UN PERMISO LEGAL.


¿Y A QUIEN DIABLOS SE LE OCURRE SER GIGANTE Y SENTARSE EN MEDIO DEL DESIERTO, COMO UN YOGUI CUARENTON SOSTENIEDO ENTRE SUS PIERNAS UNA TERCEROLA EN ACTITUD DESAFIANTE SIN UN PERMISO LEGAL?


MIENTRAS TANTO, EN TODAS LAS CASAS DE COLORES -VERDES, ROJAS, BLANCAS, ROSADAS, AMARILLAS.... - CONVOCABAN A REUNIÓN...ERA URGENTE...NUESTROS SISTEMAS...NUESTROS NEGOCIADOS...ERA URGENTE...NUESTRAS HAMBRES...NUESTROS CAPITALES...ESTABAN AMENAZADOS...


ES EL TERRORISMO Y ESTÁ EN EL DESIERTO...NO..NO..ES UN FANTASMA Y PIENSA RECORRER EL MUNDO...ES UN CHAVNES...ES UN CASPRO...GUERRA PREVENTIVA... ¡VAMOS POR EL!


YA AMANECÍA, UN AIRE RENOVADO RESPIRABA LA TIERRA Y EN EL DESIERTO, NUMOC, INCORPORÁNDOSE, ESBOZABA UNA SONRISA.          





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.