evin

malditos celos

Mientras  te pienso , algo me dice que alguien te desea,                 mientras alguien te desea algo en mi ase bajar La marea ,                                                   mi mente se irrita,                             la duda  se me postea,                          y La voz dentro  de mi grita ,                     pensamientos  vagos que me asen dudar,                consejos sabios de mi madre me asen pensar,                      la dejo pasar o mato el orgullo y socorro a llamar,

La respiración  se acorta.         Y mi mente empieza  a maquinar,                                             son simples pensamientos           o son intuiciones advirtiendo,                                   algo me carcome  por dentro,                                alguien me mete cuento,                confundido y sin consentimiento  lo que era paciencia se convierte en indiferencia,                                          se nota la diferencia  Pero estos malditos celos me asen perder La conciencia.

La veo llorar por mi culpa ,             la veo lastimada pero la voz dura sigue y mi conciencia  no es ablandada,                               acaso se esta derrumbado ente amor,                             mi inseguridad  invirtió el color harcor,    y apago el fuego como un instintor,                   no ago. nada por que las voces ajenas mi mente tienen hipnotizada,                            ya no soy romántico ni cursi ,   donde quedo escondido el encanto de su mirada,                        mas peleas menos besos,   cambiamos esos bellos ratos por ratos vacíos y presos,                 quizá fue  La ignorancia  ,        quizá el viento se llevo su fragancia,              quizá falto La Constancia,                  o simplemente fue culpa De La arrogancia, 

Perdió el color nuestro cielo,                             llego el llanto y huyo el consuelo,                 o quizás se venció el boleto o se cancelo nuestro vuelo,      ahora solo en agonía en la noche velo,        que tarde me Di cuenta  que todo fue culpa del maldito celo. 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.