Enrique Tamayo Borrás

Amor de un encuentro

Detuve un instante
la luz de mi vida
al querer sofocar
el ego de mi intimidad.
Oculto jardín en que
aguardé el encuentro,
allí donde guardé...
el poso de mi nostalgia.
Detuve mis retinas
donde grabé tus dilemas
decanté estas dudas
en el agua de tus ninfas
escoré tus intenciones
directas a mi conciencia
y palpité del pecado
que opacamente sentí
pero invoqué tus roces
en ansias de puro limbo.

.
Detuve el erótico sueño
en que te idealicé
sin despertar del éxtasis
más placentero.
Sería la imposición
entre dichas y deseos.
“Voceros en la noche
enjuician al alba”
Crespos y canallas
su bula romántica.

.
“Soltaré la luz”...
al tumbar mis prejuicios
ocultaré mi hombría
al mostrar tu belleza
abriré mi emoción
en antídoto de soledad
destapé mi vista
al esfumar mis dilemas,
pero despertaré mis dudas
de una soñada verdad.

.
No cesaré...
en devolver mi dicha.
Ni detendré sueños.
Ni cerraré los ojos.
Ni grabaré mis dudas
por falta de crédito.
Apagaremos la luz
de los displicentes,
extasiando el placer
… hasta el amanecer



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.