estrella_del_sur

Senza paura

Las estrellas se reflejan en tu dulce mirada,

dispersas como las aguas del río Estigia.

Fundiéndote en un beso eterno con la vida,

alzando la corona de la vida eterna.

 

Muere una vez más en mis brazos,

avivemos nuestras tenues y débiles llamas

antes de ser consumidas y fundirnos

en la noche eterna y silenciosa.

 

Gocemos por tanto de nuestra dulce juventud,

subamos a los cielos, seamos uno con la tierra.

No temamos al pecado o al futuro inexistente:

la muerte avanza rápida sin perdonar a nadie.

 

Bendito nuestro amor puro y sincero,

nuestra carne aún pecaminosa y joven,

que entregada a su inocente destino

exalta una vida de amor y placeres.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.