EL BRUJO DE LETZIAGA

¡Mujer de marinero!



¡ Mujer de marinero !

El silencio se hace yermo en tu alma

y no quedan casi luces que alumbren tus horas calladas,

son tantos días esperándole

que mañana solamente es una palabra sin sentido.

¿Por qué sigues con la esperanza?. No ves que no volverá.

Que una ola borracha en la galerna se lo llevó.

 

¡ Mujer de marinero !

Sigues esperándole en el viejo muelle del tiempo,

a ese hombre que un día viste zarpar,

al que despediste con un beso temeroso

agitando un pañuelo al viento

y su semilla latiendo fuerte en tu cuerpo.

 

¡ Mujer de marinero !

¿Dónde se esconden las respuestas?

Cuando el marino que esperas no arriba a puerto,

cuando se van borrando las fechas

y los calendarios se derríten poco a poco,

y tu marinero es lápida muda de un recuerdo.

 

¡ Mujer de marinero !

No te engañes que no hay retorno.

¿No ves que tu niña se hace mayor?

Que ya paseas nietos.

Que la brújula ha detenido sus saetas

y que tu vivir es navegar con la vela ciega del recuerdo

en los oléajes de mares infinitos

 

¡ Mujer de marinero !

¿Porque sigues esperándole?

Al que te hizo amante, esposa y madre

¿Por qué te aférras a ese viejo muelle

como se aférra el naufrago a un madero?

No ves que todas las tardes se pone el sol

y tus canas ya peinan nieves.

 

¡ Ay mujer con alma de mar !

¡ Ay mujer de marinero !

 

Autor el brujo de letziaga



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.