Marcia Ottaviani

-Soy de repente-

Se toman caminos
bordeando los ríos

 

Los recorro en su centro
me sumerjo en ellos

 

Me balanceo cual muñeca de trapo
tintineando en un solo acorde

 

Tambaleándome en el beso redondo
del cuenco que acuno en mis dedos

 

¿Quizás celestial?

 

¿Savia ardiente?

 

Dioses impasibles me observan
me llevan en brazos

 

Soy de repente
un baile derramado
un sueño imperfecto
aquel sorbo de vino
dulce
afrutado
intenso
de grandes cosechas

 

Vestíbulo que crucé
con ojos de vergel desnudo
cabellos diluviando en el cuello

 

Queda el templo del héroe que luchó victorias
el reino de la palabra en ciernes
aquel que calculó la bruma

 

Aún brota el canto
en las alas del bosque
en la encrucijada de lo que no se dijo...

 

El miedo no tiene piernas, tampoco futuro

 

 

 

Marcia Ottaviani
libro -Fuego alado-

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.