Glomo

Los hombres

         Es a la fuerza, la belleza masculina, 

         lo que el músculo esculpido en marmolina. 

         Si el mármol no tuviera que ser golpeado para

         ser bello, si no tuviera que salvar a ninguna

         mujer de ello...  la fuerza no es violencia, 

         mármol no es caliza, y si tu precio no cotiza, 

         hombre en barro esculpido estás perdido, 

         vas a compararte eternamente, vendido, 

         la forma te posee y tu alma se ha derretido. 

         El amor de tus brazos, con un bebé cogido, 

         tiene la fuerza de los mares, o de un charco 

         chiquitito. 

         



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.