emiliodom

EL GUADALQUIVIR

  Contempla estas piedras maravillosas -comenté-, aquí nace el rey de los ríos de España...Lo hace entre pinos silvestres y bravos, ellos le sirven de compañía dándole alegría propia al lugar... Al llegar a la llanura, dejando atrás la serranía, sus aguas sirven de espejo, donde se reflejan  esos nobles caballos de raza jerezana, ellos, se muestran alegres e impetuosos, al acercarse a sus márgenes, por estar rodeados de olivos y  trigales... Hacia el mar, corre con parsimonia, desembocando en Sanlucar de Barrameda, para ofrecerle su agua llena de la sal, propia del pueblo andaluz. De ese modo, ha de terminar el anhelo de ser caudaloso río navegable en Sevilla y alrededores....aportando su esencia en el mar de su pasión.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    La pluma y la poesía son dos inseparables complementos que saben escribir los buenos poemas estimado Emiliodon...
    Un grato placer su lectura...
    El Hombre de la Rosa

    • emiliodom

      Gracias por tu comentario, es un placer contar con tu presencia en mis letras.
      Un saludo cordial

    • ALam

      Me remontè a algunas historias contadas por mi madre...
      Ese Guadalquivir, espejo de besos y amores.....
      Què bellezas me has evocado con tu preciosa obra!

      • emiliodom

        Hola Alam, me parece genial que trates de ese modo tan especial a nuestro río que un día quiso ser mar!!!
        Un saludo cordial



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.