luz

El Artista

 

En el gran salon de techo cristal

la señorita Aurora del Alba

con la Marquesa Fulana de Tal

hablaba sin cesar, de la última

moda y del sombrero que se

compró de Paris.

 

El Conde No se que Cuanto,

con el Duque Mirame no me Toquéis

diciendo no se que chistes. En el sillón

rescostado medio dormido, medio despierto,

el Marqués A mí que me Importa.

 

Filósofos y Teologos,

 hablando del alma trascendente,

de la loca mente, y del Concilio de Nicea.

El señor Tinto Quiero y la señora Jalea Real

conversando sobre el jerez y berenjenas al escabeche.

 

Llegó el Artista ...

Ay! que Hermosura, Magnífico, Admirable!

es original? dijo el Conde

cuanto pide por su obra, dijo el Marqués.

 

Tres mil libras...dijo el Artista.

Tres mil libras? ... son suyas.

Qué obra divina!

 exclamaron los personajes conocidos.

 

 Y entonces en el lienzo,

del rostro una lagrima corrió.

 

luz teresa maldonado folkerts

Comentarios8

  • Luna y soledad

    Jejeje, muy bueno, asi somos los artistas, me gusto leerte, un besito. LUNA

  • DariYO

    es un arte complejo tu poema
    que lo entiendo
    me gusto grasias

  • Adrian VeMo

    Me gustan los primeros párrafos porque son algo graciosos, tambien porque es el tema de tu poema, la libre expresión.
    Saludos amiga Luz.

    Adrian

  • benchy43

    Felicitaciones, amiga, una poesía muy buena. Un beso. Ruben.

  • Alvaro Maestre

    Que imaginación y que personajes amiga Luz. Una obra muy, pero muy bien pensada, trabajada y calculada. Hay que sentarse en la silla de un verdadero Poeta para entender el final.
    No sé cuanto tiempo te tomó el trabajo, lo que si sé es que está magnífico.

    Sigo contigo Luz,

    Alviz Neleb

  • Franklin Sandi

    Me encantó la ironía. El arte como una mercancía, en una sociedad vacía y llena de apariencias. "¿Es original?" Solo eso importa. Creo que comprendo la lágrima que cae del lienzo. Hermoso, Luz.
    Un abrazo.

  • Jesus Paredes Ortiz

    Maravilloso, descripción de un mundo de hipócritas ineptos, incultos, incapaces de reconocer lo auténtico, pero eso sí gente de alta alcurnia, de nobleza comprada, robada o heredada, podridos de dinero que quieren conquistar y comprar hasta la cultura que no se compra; se puede hablar de todo, se puede vender y comprar todo... menos el alma, de casi nadie, ni siquiera de una obra de arte.
    Me ha encantado. Recibe un saludo amiga Luz.
    El conde de Algazara

  • jacinta ceballos

    Hola Lucecita, aquí como siempre disfrutando de tus pemas y me gustó mucho esto:

    Filósofos y Teologos,

    hablando del alma trascendente,

    de la loca mente, y del Concilio de Nicea.

    El señor, Tinto Quiero y la señora, Jalea Real

    conversando sobre el jerez y berenjenas al escabeche.





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.