Poemas favoritos

 

El Cactus y la Rosa


Había una vez, un cactus, lloraba al cielo y pedía que sus espinas sean quitadas o al menos fueran dóciles, grande era su dolor, se había enamorado de una rosa, la bella rosa blanca del jardín, la había visto crecer, florecer, la amaba en silencio, miraba sus espinas y se echaba a llorar, grande era su desdicha. Sus bellos pétalos brillaban al rocío de la mañana, cómo deseaba ser esa gota de rocío, acariciar sus pétalos aunque sea sólo un instante y caer a tierra fundiéndose en su raíz, cómo deseaba ser el viento, susurrar en sus pétalos, cantar una canción sólo para ella, llevar su aroma, el aroma del amor; cómo anhelaba ser un rayo de sol y cada mañana besar sus tersos pétalos, ser la calidez y la vida que penetra en sus hojas dándole  amor…


¿Cómo podía abrazar a la delicada rosa?, pensaba él, las espinas que antes eran su orgullo y felicidad se habían convertido en el dolor de un amor jamás correspondido.


Viendo el sol la tristeza del cactus, contó al viento y este a su vez a la rosa

-Rosa, bella rosa, el sol me ha contado acerca del cactus, sufre de amor por ti, si pudieras hacer algo oh, rosa, tal vez un noble consejo que salga de tu corazón, pueda aquietar la tristeza del cactus, se muere por dentro…


La rosa veía al cactus, lo amaba desde que lo vio, el más alto del jardín, el más hermoso para ella…


-¿cactus?- preguntó temblorosa la pequeña rosa

El cactus se volvió lleno de alegría la rosa había venido a verle,  quizás solo venía a saludarle eso alegraba en sobremanera su corazón.


-¿Sí?, ¿hermosa rosa? Ha alegrado mi corazón el verte, ten un hermoso día…

-cactus… vine hoy a estar contigo…

El cactus miró al sol, éste le sonrió complacido.

-Oh, rosa querida, ¿qué puedo yo ofrecerte?- lloraba por dentro, nada anhelaba más que tenerla cerca suyo, pero, temía lastimarla- ve a disfrutar del sol, del viento…

-Te amo…- dijo la rosa llorando- todo este tiempo te he amado, en silencio, temía que no me amaras y no me acerqué a ti, eres alto como el sol… yo, soy pequeña…

-Soy pequeño, comparado con el sol-respondió el cactus, lloraba- ¿qué puedo ofrecerte mi niña? No soy el rayo de sol que besa tus pétalos, ni soy el viento que tierno se mece en tus hojas, mucho menos el rocío que te acaricia y duerme en tu raíz.

-Eres mi refulgente sol, en mi pequeñez siempre brillas más para mí, eres mi viento, siempre escuché las canciones que tarareabas y pensé, son para mí, tus lágrimas son mi rocío que yo recogía cuando tu dormías y las guardé dentro de mí


La rosa abrazó al cactus y él le correspondió, se unieron en amor, sus espinas se incrustaron en ella, sus pétalos sangraron y se tornó rojo su color... El cactus lloraba había herido a su amor, la rosa lo miraba y sonriéndole habló:

-¡Mírame mi amado cactus!, tus espinas son mi protección, ¿no soy más hermosa porque es rojo mi color? El color del amor, tus espinas la prueba de un gran amor…


El cactus y la pequeña rosa abrazados contemplaron el atardecer… el sol brilló más que otros días y el viento cantaba con los árboles de alegría… 




Información del poema Silans

  • 1
    AmeliaOrellanoBracaccini
    Offline Offline
    Puntos: 47914
    AmeliaOrellanoBracaccini dijo:
    27 de enero de 2014 a las 02:24

    Muy bello y romántico, tu relato... una historia de amor, sin barreras...

    Besos...

    • 1
      Silans
      Offline Offline
      Puntos: 5187
      Silans dijo:
      27 de enero de 2014 a las 12:34

      Muchas gracias por tu bella presencia en esta historia...
      Un abrazo a la distancia! :D

  • 2
    Teniente de la Paz (cuartel)
    Offline Offline
    Puntos: 41861
    Teniente de la Paz (cuartel) dijo:
    27 de enero de 2014 a las 02:58

    Maravilloso cuento que nos enseña que, cuando se ama de verdad, se superan todas las dificultades.
    ¡Precioso y conmovedor!
    Saludos, amiga Silans.
    Alberto

    • 1
      Silans
      Offline Offline
      Puntos: 5187
      Silans dijo:
      27 de enero de 2014 a las 12:36

      Gracias!! lindo su comentario! esta historia es muy especial para mí...
      muchas gracias...!
      Saludos Alberto! :)

  • 3
    kavanarudén
    Offline Offline
    Puntos: 46299
    kavanarudén dijo:
    27 de enero de 2014 a las 04:38

    Me ha gustado mucho.
    Tiene una gran enseñanza. Las espinas no deben impedir el amor, son parte de él y se pueden convertir en color, en vez de dolor. Me ha hecho pensar mucho tu cuento porque he pensado que la rosa también tienen espinas. Me pregunto: ?Las espinas formarán parte del amor? ?Existen rosas sin espinas? ?captus sin espinas? si existieran, ?no perderían parte de su encanto?

    Un fuerte abrazo y mil bendiciones.

    Kavi

    • 1
      Silans
      Offline Offline
      Puntos: 5187
      Silans dijo:
      27 de enero de 2014 a las 12:26

      Creo que las espinas forman parte del amor, en el dolor se perfecciona el amor, la rosa amaba al cactus tal como era y no tuvo temor de amarlo a pesar del dolor, que al final se convirtió en su protección, en su color, en su amor...
      El amor es un misterio de dolor...
      Un abrazo Kavi, muchas gracias por tu comentario

  • 4
    winda
    Offline Offline
    Puntos: 197732
    winda dijo:
    27 de enero de 2014 a las 17:04

    Silans, ha sido para mi un maravilloso placer adentrarme en este espacio y degustar de tan bella prosa poética.
    No se imagina lo identificada que me siento en tan hermosas letras y debo decirle que:
    El amor es así, como un juego de azar y cuando los jugadores apuestan por la felicidad, el dolor y las heridas que causan las espinas no son sino un rasguño, si al final sucede como en su prosa que a pesar de todos los inconvenientes éste, el amor resulta triunfante y se alcanza la plenitud de él.
    Cuánto daría por ser la protagonista feliz de una prosa igual a la suya.

    Le dejo un sincero abrazo desde el fondo de mi alma.

    P.D. Escribe verdaderamente con el alma.

    • 1
      Silans
      Offline Offline
      Puntos: 5187
      Silans dijo:
      28 de enero de 2014 a las 09:47

      ¿Qué puedo decirle? me ha escrito tan bello, es muy agradable su visita a mis letras, y sus bellos comentarios qué decir...
      Esta historia es muy especial para mí y me alegra muchísimo que usted se sienta identificada con ella, deseo de corazón que en su vida, en su corazón triunfe el amor y las heridas que puedan haber, sea dulce su recuerdo porque serán heridas de amor...
      Gracias por el tierno abrazo, le mando otro fuertísimo a su corazón!!

      Usted escribe con el alma, me encanta leer sus poemas... gracias de corazón por decir que escribo con el alma, me ha conmovido su comentario... Otro abrazo!

    • 2
      winda
      Offline Offline
      Puntos: 197732
      winda dijo:
      28 de enero de 2014 a las 22:11

      Y es que su historia es realmente bella, pero aunque me sienta identificada en ella.
      En la historia que yo tengo para contar aunque es muy similar a la suya;
      los protagonistas son en este caso en el lugar del cactus un apuesto clavel blanco que se encuentra adornando los más floridos jardines y en el lugar de la rosa, la protagonista de mi historia es una florecilla silvestre que nació y creció en los campos desérticos y nunca hubo una manos que la cuidaran y la protegieran, pero ella tuvo la osadía de posar sus ojos en ese apuesto clavel blanco que dificilmente desviará su mirada a ella porque no es sino una simple flor que está terminando de marchitarse y el tiene la oportunidad de convivir entre las flores mas bellas como las rosas y los jazmines...
      No obstante sus letras me dan la pauta para intentar crear unos versillos rimados tomando como temática mi historia.

      Gracias Silans por compartir sus hermosas letras.

    Hay 1 comentario más


  • 5
    arturo maldonador
    Offline Offline
    Puntos: 9333
    arturo maldonador dijo:
    19 de febrero de 2014 a las 19:50

    DUALIDAD
    El núcleo del amor,
    está más allá de las apariencias,
    sus ojos,
    no son los sensoriales.
    Quien se pregunta,
    ¿Por que esta relación?,
    mira con la vista,
    no con el alma.
    Y en la dualidad,
    de nuestra existencia,
    amor y dolor se complementan,
    el uno y el otro, parte son,
    de la misma esencia,
    que llevamos en el corazón.
    EL POETA DEL AMOR.

    Visión profunda en tus palabras del poema, que escarban la dualidad amor dolor.Saludos.

    • 1
      Silans
      Offline Offline
      Puntos: 5187
      Silans dijo:
      19 de febrero de 2014 a las 20:28

      Una hoja por más delgada que sea tiene dos caras... sino deja de ser hoja...
      Muchísimas gracias por tu hermoso comentario, gracias por tu agradable visita, Saludos! :)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.
Gestionado con WordPress

SitemapSitemap 2Sitemap 3PrivacidadContacto — Publicidad