ENLAGA

SALVE A LA VIRGEN DE LA ENCINA

Salve 
Virgen, la más pura
Reina, la más grande 
Madre de la Encina
Vida y dulzura Dios te salve
.
Medicina santa
  Para Enfermedades
 Tienes el don del consuelo
  Para las necesidades
.
De Baños, tus hijos
Gimen en el valle
  Si lloran sus culpas
¡No los desampares!
.
Llenos de esperanza
Te aclaman, ¡oh Madre!
De alma caritativa, piadosa
   Clemente y afable
.
Tus ojos son ríos en calma
En cuyos raudales
  Pedimos perdón a nuestras culpas 
  No nos faltes nunca, no nos desampares
.
De este Hermoso Niño 
Que en tus brazos yace
El perdón consiga
  Aquel que lo necesitase
.
Para que sus almas Bañuscas
Puras ya y triunfantes
Disfruten la gloria
Por eternidades
.
A nuestro amparo viva
¡Viva nuestra Madre!
Virgen de la Encina
Siempre, Dios te salve



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.