CARLOS ALBERTO BADARACCO

EL CANTO DE LA CIGARRA

 

 

La cigarra

mueve arpegios en su canto.

El gemido de las almas disipadas

se dibuja entre los espacios del verano.

Su grito profano, su aletargo,

su enajenado albedrío

y entre su quejido lloroso

se esboza aquel amor alborotado,

incitando al frenesí

que flota entre distancias

y espacios adormilado.

 

CARLOS A. BADARACCO

4/1/13

(DERECHOS RERVADOS)

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.