Carlo Enrique

Sabatina

Dime el arco de tu ceja
el péndulo de tus párpados
el pozo de tus ojos

¡Los gatos de tu cabellera!

Bosquecito con margaritas
y mariquitas
en los pétalos de tu sien.

Luego llega esta –antidinámica-
piltrafa mística, ¡lo divino!

Los días fríos de tu cara pálida
y los niños
y sus caramelos
con envoltorios y suspiros
tísicos.

Vera, persuasiva hoja seca,
presa del viento
fetiche ocasional del nefelibata.

Pero de la misma tierra,
nos afirmamos con pudor,
no obstante contemplo tus fases
por cristales
y crisálida invertida
se morirán los días en lívida agonía
si no salimos y gritamos por las avenidas de la memoria.

Luego toca invitar a la jornada cefalálgica
para reinventar estas formas.

 

Carloenrique

Comentarios3



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.