Gerardo Barbera

EL VELORIO


Aquí la lluvia es tan suave como la espuma,
el agua se desvanece en los pétalos azules,
nadie parece temer a la muerte,
aunque todos saben que ese hombre se va a morir,
todos rezan algunas oraciones,
un niño como pan y leche sentado en el piso,
las viejas llegan vestidas de negro,
una de ellas trae un libro negro en las manos,
la fiebre en la sangre cerró los ojos,
solamente una mujer llora,
la vecina trae un ramo de flores y adorna una mesa,
todos saludan a la madre sufrida,
el velorio empieza, el niño termina de comer.


Una plegaria al creador,
un rezo con amor,
un beso en tu frente dejo yo,
y un ramo de rosas te entrego de corazón.
Hoy me dejas sola,
pero tu recuerdo vivirá,
en mi corazón esta tu alma,
y en mi alma se va contigo a tu morada.


EL AMBIENTE SE TORNA DENSO,
LLEGO LA HORA TEMIDA, SE ESCUCHA UN SUSPIRO,
ES EL ULTIMO ALIENTO DE VIDA QUE HA EXPULSADO
EL RECIÉN FALLECIDO.
ROMPE EL SILENCIO UN PROFUNDO LAMENTO,
ES LA MUJER QUE CLAMA DE DOLOR AL VER A SU AMADO
INMÓVIL, ENCAPSULADO EN UN RIGOR MORTIS.
SOLO SE AVISPAN UNOS INOCENTES OJOS
QUE NO ALCANZAN A COMPRENDER LO QUE AHÍ ESTA PASANDO
ES EL PEQUEÑO AHORA HUÉRFANO QUE SOLO SE AFERRA A LA FALDA DE SU MADRE, PARA SENTIRSE PROTEGIDO.


Llegó para quedarse, para siempre,
tras el cuerpo yerto,
mirándolo de tal modo
inmersa en toda la eternidad
con mirada de muerto
que no se irá del todo.
Como tambaleando en el lodo
quedan las lágrimas vertidas
sobre unos despojos que fueron vida
y hoy solo son un manojo de silencios
Hueso y carne reposada
que irá tras una lápida
recordando que lo que fuimos
luego no será nada.
S.


Aunque no hay llantos, hay como preguntas,
hay miradas múltiples perdidas en el aposento
como queriendo descifrar la pena sufrida
en la falsedad escondida de todos los ruegos.
Un solo quejido se oye, se oye un lamento
rompiendo el rumor callado
que penetra como un relámpago furtivo dentro del silencio.
Se siente el clamor profundo de la madre en pena
gritando a los vientos, "Mi hijito, te quiero"


LA VIDA NO ES ETERNA, NADA ES PARA SIEMPRE
SOLO QUEDAN VIVOS LOS RECUERDOS
QUE PERMITEN MANTERNOS PRESENTE
Y ES LA MUERTE QUE NUNCA HACE DISTINCIÓN NI MIRAMIENTOS
A TODOS NOS DA UN TRATO IGUAL, ELLA DECIDE EL DECESO,
Y SOLO REFLEXIONAMOS CUANDO SENTIMOS LA PROXIMIDAD
DE SU ENCUENTRO.

Comentarios10

  • AHAVAH

    ¡¡¡WOOOWW!!! QUEDO MUY PROFUNDO, TODA UNA ALEGORIA DE UN VELORIO

    ¡¡¡MUCHAS FELCIDADES AMIGOS!!!, LA CONJUNCION DE VERSOS FORMARON ¡¡¡TODO UN POEMA!!!

    RECIBAN UN FUERTE ABRAZO!!!

    KHRISNA

  • Gloria Rivas

    ya tengo mi estrofa lista, aunque no me gusta mucho el tema que digamos ¿cómo hago para introducirla? sé que la muerte es inevitable y que es lo más seguro que tenemos, pero lo mío es cantarle a la vida, a la esperanza, a pesar de que en varias oportunidades he sentido en carne propia el dolor de un velorio...espero que me asesoren para introducir mi estrofa. gracias de antemano.

  • Yolanda Barry

    amigo ,gracias por la invitación,lástima que ya acabó,les quedo muy bien saludos.

  • fortaleza del amor

    les quedo muy bien apenas que queria poner una estrofa pero de cualquier forma gracias por la invitacion dios te vendiga

  • Esfinge_07

    Hermoso y melancolico los felicitos aunque no pude llegar a tiempo, abazos los quiero.

  • Violeta

    MUY BELLO LES QUEDO LLEGUE TARDE PERO AQUI ME TIENES COMENTANDO Y AGRADECIENDOTE TU NOBLE INVITACION.....BESITOS A TODOS LOS QUE PARTICIPARON

  • taty merced

    ¿Por qué lloras mujer? Sabes que ahora
    las lágrimas no han de borrar tu gran pecado
    con ellas quieres declarar cuánto has amado
    cuando tu conciencia te condena sin demora
    él supo de tu engaño "gran señora"
    y !Sí!, tú eres la culpable de lo que ha pasado

  • bResiA

    tu poema es ermos0
    per0 llegue tarde awigo cuidate mux0

  • mollygomez

    LLEGUE TARDE MIL PERDONES UN BESO Y ME GUSTO MUCHO!

  • Annabella


    Te has ido y no te puedo llorar
    son muchas las que lo hacen
    apretujando en su pecho
    el hijo que abandonaste.

    Yaces frío e indiferente
    a tu conciencia enfrentas
    ves claro que no fue suficiente
    haber amado demasiado.

    Hizo falta compromiso,
    hizo falta lealtad,
    honestidad y dinero.
    ¡Ahora enfrenta tu verdad!

    Annabella



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.