Al remontarnos al origen de la literatura, lo primero que debemos tener en cuenta es que no coincide con el origen de la escritura. Los escritos más antiguos del mundo (como los textos sumerios o algunos jeroglíficos egipcios) no pertenecen a la literatura.

Origen de la literaturaEs evidente que, para seguir avanzando con la historia literaria, es necesario definir qué es la literatura. A falta de una definición precisa, suele decirse que la literatura es un conjunto de saberes relacionados con el arte de la gramática, la retórica y la poética. La literatura, por lo tanto, no es sólo saber escribir.

Muchas narraciones se transmitieron en forma oral entre distintas generaciones, aunque tardaron siglos en plasmarse por escrito. Se considera que uno de los primeros textos literarios, o al menos del que aún quedan registros escritos, es el Poema de Gilgamesh. Se trata de una narración de origen sumerio que fue grabada en tablillas de arcilla con escritura cuneiforme, cuya primera versión se remontaría al año 2.000 A.C.

La mayoría de los textos sumerios fueron fijados en tablillas de barro y luego se hicieron diferentes copias. Además de Gilgamesh, otros reyes que formaron parte de la literatura épica de la época fueron Enmerkar y Lugalbanda.

La literatura china, por su parte, se inició hace más de 3.000 años. Aunque es posterior a la sumeria, se supone que, hasta el siglo XVII, se habían escrito más textos en China que en el resto del planeta.

Por último, cabe destacar que la literatura en español se remonta al siglo X, con las Glosas Emilianenses, un texto escrito en formas románicas españolas pero que no cuenta con carácter literario. Al siglo siguiente surgieron las Jarchas, breves composiciones líricas de carácter amoroso.

Tal vez el texto fundacional de la literatura en español, por su importancia, sea el Cantar de mío Cid. Aunque es un cantar de gesta anónimo, el manuscrito más antiguo ha sido firmado por Per Abbat.