El escritor, maestro y pedagogo italiano Gianni Rodari, quien nació en Omegna el 23 de octubre de 1920, fue criado durante sus primeros años de vida por una nodriza. Al cumplir nueve años de edad, el pequeño Gianni dejó de vivir junto a sus padres, panaderos, para trasladarse a la casa de una tía que abandonaría tiempo después para ingresar a un seminario. Allí, este joven que soñaba con convertirse en músico, permaneció hasta los catorce años.

Gianni RodariCuando su formación académica se lo permitió, Rodari comenzó a impartir clases particulares para poder mantenerse. Sin embargo, no sería la enseñanza el ámbito que lo vería brillar, sino el rubro periodístico, un terreno al que llegó gracias a sus vinculaciones con el Partido Comunista Italiano y en el que empezó a especializarse al editar el periódico “Cinque Punte” y al dirigir “L’Ordine Nuovo” de Varese.

Una vez que logró familiarizarse con el mundo de las letras, este italiano que, durante la Segunda Guerra Mundial, fue rechazado por el ejército de su país como consecuencia de la fragilidad de su salud, se animó a probar suerte en el campo literario.

Escondido tras el seudónimo de Francesco Aricocchi, Gianni Rodari publicó “Leyendas de nuestra tierra”, “El beso” y “La señorita Bibiana”, obras que precedieron a las exitosas propuestas para niños que le permitieron triunfar a nivel mundial.

“El libro de las retahílas”, “Las aventuras de Cipollino”, “Gramática de la fantasía”, “Cuentos escritos a máquina”, “Gelsomino en el país de los mentirosos”, “Las aventuras de Tonino el invisible”, “Los enanos de Mantua” y “Los traspiés de Alicia Paf” son otros de los títulos de su autoría que permitieron descubrir su talento como creador de historias.

En 1970, este autor que falleció en Roma el 14 de abril de 1980, fue distinguido con el prestigioso Premio Hans Christian Andersen.