Víctor Botas

Venus de Cnido

 Poema siguiente

Las manos de la diosa
no prodigan
calor.
Vale mil veces
más la humilde ternura de esas otras,
comunes y encontradas
en la noche del puerto,
que toda la destreza de Praxíteles.

Poema siguiente 

 Volver a
Víctor Botas