Susana Reyes

Dragones de cartón (II)

 Poema siguiente

El con su sonrisa agrietada
extendió sus ojos
y pidió una limosna…
En silencio se marchó con el frío
de la tarde
llevando la neblina
como abrigo perpetuo
y llevando como sombra
las luces de la calle.

Poema siguiente 

 Volver a
Susana Reyes