Susana Reyes

Dragones de cartón (I)

 Poema siguiente

La tarde es azul
como su rostro.
El día se despinta sin pompa
de las paredes
y la fiebre de sol
hace crujir los huesos
de los edificios…
el único abrigo (sus abrigos)
son el ruido
y la esperanza de no despertar.

Poema siguiente 

 Volver a
Susana Reyes