Santos Domínguez Ramos

La memoria, ese alcázar (II)

 Poema siguiente

La hora de los rabeles y los gatos, antiguos
y silentes guardianes de las puertas del templo.
Golpeas con una aldaba la entrada transparente
del tiempo. Igual que un sátrapa poderoso y altivo,
subes a los adarves para ver acercarse,
desde los arenales suaves del horizonte,
al mercader oscuro con la noche en los ojos.
Las lentas caravanas con los cedros del Líbano.

Poema siguiente 

 Volver a
Santos Domínguez Ramos