Rubén C. Navarro

Resignación

 Poema siguiente

Oh, señor, nada inquiero!...
me resigno y espero,
sin temer que se apague mi estrellita de Fe...
Sabes bien que mi vida de cansancio se agota,
que mi sueño está trunco, que mi dicha está rota,
y jamas de mis labios ha salido un 'por qué?...

Ni discuto tus leyes invariables, ni anhelo
desertar de la tierra y en el ansia de un vuelo
traspasar los arcanos y llegar a tu Edén;
pero, a solas me digo, meditando en mi suerte:
¡Debe ser muy callada la mansión de la muerte,
y en el seno del justo, debe estarse tan bien!...'

Poema siguiente 

 Volver a
Rubén C. Navarro