Gustavo Adolfo Bécquer

Rima LXXIV

 Poema siguiente



Las ropas desceñidas,
desnudas las espaldas,
en el dintel de oro de la puerta
dos ángeles velaban.

Me aproximé a los hierros
que defienden la entrada,
y de las dobles rejas en el fondo
la vi confusa y blanca.

La vi como la imagen
que en leve ensueño pasa,
como rayo de luz tenue y difuso
que entre tinieblas nada.

Me sentí de un ardiente
deseo llena el alma;
como atrae un abismo, aquel misterio
hacia sí me arrastraba.

Mas ¡ay! que, de los ángeles,
parecían decirme las miradas:
"¡El umbral de esta puerta
sólo Dios lo traspasa!"

Poema siguiente 

 Volver a
Gustavo Adolfo Bécquer

Comentarios3

  • Teresalba Lo que él anhela ya no corresponde a este mundo.-
  • Sebastian Si la lejanía con mi amor, es la peor de mis tristezas
    no se lo que haría si de esté mundo ella partiría.
  •  
    PETALOS DE NOCHE es inquietante como este poema puede dar otra explicación desviando el tema en relación a lo que entrega,,,
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.