Ricardo Dávila Díaz Flores

El adiós y sus piedras

 Poema siguiente

Aurora,
¿qué sube por tu rostro hasta tus ojos?
¿Qué muerte blanda comienza a agitarse en ellos?

¿Por qué miras como un río?
No dejes que sus ondas tiemblen.
No dejes que las piedras lleguen hasta el agua.
No dejes que las luces de sal sequen tu rostro.

¿Por qué sigues mirando como un río, aurora?

No hagamos esto.
No dejemos que tiemblen nuestros cuerpos
a pesar de nosotros mismos.
Después la vida es dura, y la llamarada de hielo arde.

Adiós se dice sólo por costumbre.

Adiós.

Me llevaré tus alas, aurora,
para poderte amar desde cualquier nube.

Poema siguiente 

 Volver a
Ricardo Dávila Díaz Flores

Comentarios1

  •  
    isabel duarte Lo califico (con mil perdones, porque no me gusta poner un número en una obra del espíritu) con un diez. Ello habla por sí solo. Una belleza. Gracias. Y gracias por hacerme llegar a otrros autores que no son los "conocidos". isabel duarte
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.