Pedro Correa Vásquez

La canción del pordiosero

 Poema siguiente

Y fue en vano el grito de dolor

que lanzó en medio del Desierto

Su alma era un depósito de oscuros recuerdos. 
Su calma, sólo una forma de fingir. 
  
Miró a todas partes: 
nadie acudía a salvarlo. 
  
Una inmensa ola, nacida en el infierno, 
lo arrastraba y ya no sentía dolor. 
  
Mejor era el placer de saberse ido, 
borrado de la faz de la Tierra. 
Y en medio del abismo que esperaba a su angustia, pensó:

si la flor hubiera sido eterna...

Y luego, todo cesó.

 

Poema siguiente 

 Volver a
Pedro Correa Vásquez