Paz Díez Taboada

Clase de latín en la calle de la Troya

 Poema siguiente

Cuando me lleve mi contraria estrella
lejos de ti, me soñaré contigo...
Carolina Coronado


Esta tinta olorosa me retorna,
con su aroma dulzón, a aquellos tiempos
de latines ingenuos y azulados,
de desinencias y conjugaciones:
lupus, lupi, vederunt o vedere,
ego nominor Leo... -¡qué difícil!-.
A punto estaban de sonar las doce.
Por la ventana abierta subía el vocerío
de un mediodía orondo, rodando calle abajo.
Isolina y Chiruca berraban, desabridas,
por el precio tan caro que hoxe ten o peixe.
¡Qué bonus, bona, bonum! Pero pronto las horas
tocarán para mí eo, is, ire...
-Las hojas olorosas, profesor, me las llevo
-le dejo su latín- a la tierra reseca
en donde apenas llueve. Ellas tienen la llave
para abrir la memoria de aquel dies, diei.
Su aroma romperá el hormigón del tiempo
y, con el corazón, -audio, audis, audire-
oiré en La Berenguela dar las doce.

Poema siguiente 

 Volver a
Paz Díez Taboada

Comentarios1

  • rosa esta poema esta muy bueno en todo el sentido de la palabra porque expresa la manera de sentir de una persona para la cual la horadoce esta llena de recuerdos......

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.