Paz Díez Taboada

Crepúsculo

 Poema siguiente

Líquidas convergencias en la tarde
matizan los perfiles cotidianos.
Pasan coches y gentes. Pasa el tiempo.
Pero no han de volver rosas ni soles.

Poema siguiente 

 Volver a
Paz Díez Taboada