Oscar Castro

Romance de barco y junco

 Poema siguiente

El junco de la rivera
y el doble junco del agua,
en el país de un estanque
donde el día se mojaba,
donde volaban, inversas,
palomas de inversas alas.

El junco batido al viento
-estrella de seda y plata-
le daba la espalda al cielo
y hacia el cielo se curvaba,
como un dibujo salido
de un biombo de puertas claras.

El estanque era un océano
para mi barco pirata:
mi barco que por las tardes
en un lucero se anclaba,
mi barco de niño pobre
que me trajeron por pascua
y que hoy surca este romance
con velas anaranjadas.

Estrella de marineros,
en junco al barco guiaba.
El viento azul que venía
dolorido de fragancias,
besaba de lejanías
mis manos y mis pestañas
y era caricia redonda
sobre las velas combadas.

Al río del pueblo, un día,
llevé mi barco pirata.
lo dejé anclado en la orilla
para hacerle una ensenada;
mas lo llamó la corriente
con su telégrafo de aguas
y huyó pintando la tarde
de letras anaranjadas.

Dos lágrimas me trizaron
las pupilas desoladas.
en la cubierta del barco
se fue, llorando, mi infancia.

Poema siguiente 

 Volver a
Oscar Castro

Comentarios5

  •  
    Pruden Corroboro lo antedicho. Me ha encantado, y me gustaría que abundaran esta clase de métricas. Tiene un encanto especial...
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Muy hermoso poema, acompañado de bellas imagenes, es un poema tan fresco, tan deleitable a los ojos, dan deseos de coger un pincel y plasmar con imágenes cada unos de los versos, FELICITACIONES.

    Rafael.-
  •  
    Elsy Alpire Vaca Bello poema que acaricia los sntidos, mil gracias.
  •  
    Amediana Un bello poema. Leerlo rfreca la vista y purifica el pensamento.
  •  
    lore58 Bello poema. Para disfrutar tanto niños como mayores.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.