Octavio Armand

Biografia para feacios

 Poema siguiente

Tal vez soy Demódoco y cuento las hazañas de Odiseo
O soy Odiseo escuchando el relato del ciego
Ya no fui lo que soy
El lenguaje me mata
¡Cuidado!
¡Voy a nacer!
Digo: nazco
Lo repito, nazco
Mis nueve libras golpeadas
Mi grito que sale directamente de la carne
Mi primera y única palabra aprendida
Mi nombre
La delación y el bautismo hasta esos labios
Los dientes rotos que me tiran
El prudente mendigo esquivándome
¡Tanta, tanta elocuencia!
Cuatro alfiles que me acosan, blanquísimos,
pero untándose mi sombra
Mis pasos que abren tumbas
Yo mismo que corro despertando muertos
y despierto encerrado en otros ojos
Todo está detrás de mí
¡Sólo tengo espaldas!
¡Cuidado!

Poema siguiente 

 Volver a
Octavio Armand

Comentarios1

  •  
    Olin Seyer Hay un Ulises que al encuentro de su Ítaca aún está sujeto por las férreas cadenas del pasado... Me gustó el poema.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.