Matilde Alba Swann

Esta lluvia, el perdón, y mis rosales

 Poema siguiente

Y la lluvia sonríe, canta dentro
del cristal que me habita
y repercute
sobre un suelo ya antiguo
en otras lluvias, y otras tardes miradas
desde lejos.
Mi ventana de ver el mundo, abierta,
y mi puerta a algún náufrago,
descubro
que no hay puertas,
que nunca hubo ninguna
para abrir, ni cerrar; que estuve afuera.
Y esta lluvia...
La tarde me habla quedo
como un hombre, cansado ya de días,
que repite y repite la aventura
no vivida,
y es su única aventura.
Que no sea la noche aún, imploro;
que esta penumbra se prolongue
y siga.
Que no llegue la sombra, que no arribe
la hora parda,
y el agua me columpia; recién nazco,
es temprano, necesito
de la gracia de un pétalo de tiempo,
del milagro de dar
mi voz exacta.
Un rocío ya apenas, esta lluvia
se ha quedado fulgiendo
en las corolas
amarillas y rojas de mi patio.
En cada gota –yo te absuelvo– escucho,
de la espina y la herida
que causaste.
Esta lluvia, el perdón, y mis rosales.
Emplumada de gris, vuela la tarde.

Poema siguiente 

 Volver a
Matilde Alba Swann

Comentarios3

  • Teresalba La lluvia lava las heridas... [email protected]
  •  
    Elsy Alpire Vaca "...emplumada de gis, vuela la tarde..." Qué lindo poema, me ha gustado, lo he disfrutado, mil gracias.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Excelente pluma. Que con el natural orgullo, figurò en el Circulo cultural de Poetas Latinos, antes del 2000.
    Tras su fallecimiento, en el año 2000 en la Ciudad de Plata, el Concejo Deliberante de la Ciudad de La Plata la declaró ciudadana ilustre post mortem el 24 de agosto de 2005.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.