Gabriela Mistral

La otra

 Poema siguiente



Una en mí maté:
yo no la amaba.

Era la flor llameando
del cactus de montaña;
era aridez y fuego;
nunca se refrescaba.

Piedra y cielo tenía
a pies y a espadas
y no bajaba nunca
a buscar «ojos de agua».

Donde hacía su siesta,
las hierbas se enroscaban
de aliento de su boca
y brasa de su cara.

En rápidas resinas
se endurecía su habla,
por no caer en linda
presa soltada.

Doblarse no sabía
la planta de montaña,
y al costado de ella,
yo me doblaba...

La dejé que muriese,
robándole mi entraña.
Se acabó como el águila
que no es alimentada.

Sosegó el aletazo,
se dobló, lacia,
y me cayó a la mano
su pavesa acabada...

Por ella todavía
me gimen sus hermanas,
y las gredas de fuego
al pasar me desgarran.

Cruzando yo les digo:
?Buscad por las quebradas
y haced con las arcillas
otra águila abrasada.

Si no podéis, entonces,
¡ay!, olvidadla.
Yo la maté. ¡Vosotras
también matadla!

Poema siguiente 

 Volver a
Gabriela Mistral

Comentarios6

  • el otro es un poema exelente

    felicitacione s para la gran poeta chilena
  • jessica me gusta mucho este poema
  • tamara poema muy hermoso... destaca a nuestra madre queer
  •  
    soledad Mar y cielo Me gusta mucho este poema, lo siento un grito desgarrador por querer salvar la presa que ha tomado... me encanta y me hace sentir el dolor de su actitud.
  •  
    Elsy Alpire Vaca Qué hermosa inspiración de la inmortal Poeta chilena. Gracias.
  •  
    felipe gonzalez mer Gabriela Mistral.
    En México dejaste huellas
    y tu nombre vive en escuelas...

    Es verdad, hay cosas en nosotros
    que debemos erradicar,
    nos impiden volar
    nos limitan a crear.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.