José Ángel Valente

POEMA

 Poema siguiente


Cuando ya no nos queda nada,
el vacío de no quedar
podría ser al cabo inútil y perfecto.

Poema siguiente 

 Volver a
José Ángel Valente

Comentarios1