Isolda Dosamantes

Una sirena eterna (XII)

 Poema siguiente



Esa noche en que los médicos miraban en silencio el plenilunio, un canto emergió del cenote, una voz milenaria de escamas enloqueció a los hombres. Los que tuvieron suerte son esos sordos que caminan con un arco en la mano.

Ver métrica Poema siguiente 

 Volver a Isolda Dosamantes

En YouTube

Como tú, de Roque Dalton