Isolda Dosamantes

Una sirena eterna (III)

 Poema siguiente


El arquero prepara su flecha hacia la presa: gacela agazapada en el rincón de unas cobijas.

Poema siguiente 

 Volver a
Isolda Dosamantes