Humberto Ak-Abal

El fuego

 Poema siguiente

El fuego
acuclillado
apaga la tristeza del leño
cantándole
su ardiente canción.

Y el leño
lo escucha
consumiéndose
hasta olvidar
que fue árbol.

Poema siguiente 

 Volver a
Humberto Ak-Abal