Heberto Padilla

Puerta de golpe

 Poema siguiente

Me contaba mi madre
que aquel pueblo corría como un niño
hasta perderse;
que era como un incienso
aquel aire de huir
y estremecer los huesos hasta el llanto;
que ella lo fue dejando,
perdido entre los trenes y los álamos,
clavado siempre
entre la luz y el viento.

Poema siguiente 

 Volver a
Heberto Padilla

Comentarios1

  • Teresalba Cuando nos alejamos de un lugar es él, el que se aleja, nosotros lo llevamos en el alma (nunca nos vamos) -Teresalba-

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.