Delfina Acosta

Maleza

 Poema siguiente

Mi alma es una ramerita, Dios.
No quiero amar al prójimo. La fiesta
de la alegría ajena añade gotas
de hiel al ojo. Crece la maleza
de mi maldad si otros son felices.

Mi corazón al colmo siempre llega.

Yo peco, sí, yo pronto me extravío.
Me gusta darme al vicio y la pereza.
Yo canto maldiciones en mi cuarto.
El mal hablar de alguna pobre vieja
asmática se eleva por mi voz.
La perdición de otros me contenta.

Pasada ya de copas me derrumbo
sobre mi lecho componiendo un himno:
“Mi Dios, lejano Dios, perfecto Padre,
soy esa oveja que perdió tu Hijo”.

Poema siguiente 

 Volver a
Delfina Acosta

Comentarios4

  •  
    Evelio Pereira Salgado En todo caso expresa mucha sinceridad.
    Aquí estás descargando la conciencia hasta llegar colmo.
    Es una crítica?
    Es una confesión?
    Sincero es por que se menciona la verdad, pues el humano es así.

    Bonito.


    eveliopereira@gmx.de
  •  
    galision Es bueno ser franco, abierto, y decir las cosas por su nombre; felicidades por darnos este mensaje. Adoro.
  •  
    isapoema Que bueno, me encanta esta poesía, por su libertad.
  •  
    kenier navarro perez Refleja la realidad del ser humano . Cuando aún conciente de que no es malo . Se libera . Se divierte y de cierta manera lo sufre ..
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.