Delfina Acosta

En tu nombre

 Poema siguiente

El pueblo alumbra noches muy serenas,
mas fiada de tus ojos, Jesucristo,
mejor contemplo el viejo firmamento,
el árbol bajo el astro y los caminos.
En noches de neblina yo te veo.
Qué paz, Señor, teniéndote conmigo,
pues eres tú la puerta que me guarda
del mundo que aun afuera es un peligro.
Mas cuánta es mi orfandad si con consejos
o enfados me abandonas. Me encapricho
con tu querer y enojo. Soy la enferma
que sana con la voz del prometido.

Tu pan y tu agua busco noche y día.

Tan sólo en tu belleza ya persisto.
Por eso, apasionada, en ti me lloro
y en ti me alegro si me crucifico.

Poema siguiente 

 Volver a
Delfina Acosta

Comentarios1

  •  
    Graciela Dantes Que hermosura de poema y que amor al creador. Me encanta la
    forma de exteriorisar este sentimieno en tu poema.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.