Delfina Acosta

Tumbas

 Poema siguiente

Saldrán de mis costillas las violetas,
hijas mejores de mi propio fin.
Se curará mi muerte en las raíces.
Se apagarán las llamas de arboledas.
Yo dormiré cantando en el silencio
del camposanto que olvidó la gente.
“Es una voz muy negra y muy lejana
que a medianoche en el lugar se oye”,
dirá el sepulturero a los amantes
que orinan sobre tumbas descuidadas.
Si hubiera yo sabido no naciera,
mas ya que de una bruma fui nacida,
Dios mío no me mandes a un destino
donde hay mayor espanto todavía
que en esta vida seria, pero perra,
y apenas divertida si enloquece.

Poema siguiente 

 Volver a
Delfina Acosta

Comentarios4

  • Ezequiel wilcockbloy@hotmail.com Me encantó tu poema, lo leí hoy en cronica y lo guardé en mi billetera
  •  
    cerame la concecuencia inevitable de la vida. la muerte. para morir hay q estar vivo y ese es el oscuro final de los tiempos. traspasar la linea de lo desconocido y de lo inexpugnable.
  •  
    Graciela Dantes Vivir para morir, irremediablemente bueno.
  •  
    RELTIH BELLA PROFUNDIDAD.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.