maria gomiz luna

Poemas

Poemas publicados 29  

Poemas fusionados publicados 0

  • No ha publicado poemas fusionados.

Participa en los poemas fusionados

  • No ha participado en poemas fusionados de otros usuarios.

Favoritos

Poemas favoritos

  • No ha marcado ningún poema como favorito.

Poemas de la comunidad favoritos

Poetas favoritos

  • No ha marcado ningún autor como favorito.

Poetas de la comunidad favoritos

  • No ha marcado ningún poeta de la comunidad como favorito.

Escritores favoritos

  • No ha marcado ningún escritor como favorito.

Libros favoritos

  • No ha marcado ningún libro como favorito.

Posts favoritos

  • No ha marcado ningún post como favorito.

El Muro de maria gomiz luna11

  • MANZANILLA

    Muchísimas gracias Maria, por poner como favorito " camino de polvo y tierra" es un honor para mi el que hayas pasado por mi humilde página, cosa que agradezco muchísimo...Mis mas Cordiales Saludos...MANZANILLA.

    • kavanarudén

      HACE TANTO QUE NO SE TE VE AQUÍ
      HOY ES TU CUMPLEAÑOS. APROVECHO PARA FELICITARTE Y DESEARTE LO MEJOR DE LO MEJOR.
      ESPERO ESTÉS BIEN.
      UN ABRAZO FUERTE
      FELIZ CUMPLEAÑOS 🎊🎈🎁🎂🎉
      KAVI

        • maria gomiz luna

          Muchas gracias kavi, estoy bien, aunque no escriba de vez en cuando entro y leo algo. Espero estés bien también, un saludo

        • MANZANILLA

          Muchísimas gracias Maria, por pasar por mis letras y poner como favorito mi poema " OSCUROS NUBARRONES, GALOPAN POR EL CIELO "....Saludos cordiales desde Extremadura.

            • maria gomiz luna

              Me gusta hacerlo saber cuando un poema me gusta,

            • FLORENTINO II.-

              UN POCO TARDE MI SALUDO PERO IGUAL TE ABRAZO CON ESPECIAL AFECTO DESEÁNDOTE MUCHAS PERO MUCHAS FELICIDADES JUNTO A TUS SERES AMADOS.

                • maria gomiz luna

                  Muchas gracias, siempre es bienvenida una felicitacion. Un saludo

                • maria gomiz luna

                  A VECES, AMAR ES EL TIEMPO TODO

                  Marzo empieza mayeando
                  y tú te has ido a las puertas del mar,
                  nos separan un catarro y un poema.
                  Cádiz te espera,
                  dale besos de añoranza
                  a mi Atlántico incipiente
                  en Santa María del Mar,
                  qué bonito vivir casi en los cielos,
                  despertarse y mirar a la Caleta,
                  tú lo harás.
                  No me duele la tierra en la que moro,
                  la amamos sutilmente y con dulzura,
                  disfrutamos cada calle y cada plaza,
                  cada rayo de sol sin soledad,
                  primerizos deambulantes por Sevilla…
                  Pumarejo, San Felipe y Los Terceros,
                  cuantos besos y miradas, cuanta paz,
                  solitarios por Sevilla y su gentío,
                  solo el roce de tu mano entre mis dedos,
                  los recuerdos de la vida de estudiantes,
                  yo engolfado por Triana, tú cumpliendo.
                  Una vida nos separa y nos vincula,
                  el amor siempre estuvo y estará,
                  una vida de miradas clandestinas,
                  de te quieros al sentirnos, ¡nada más!
                  Somos hijos de un destino empecinado,
                  tan unidos, tan sufriendo por el todo
                  y las afueras, tan sintiendo de verdad,
                  ¡que me pudra si cambiar quisiera esto!
                  sí, mi amor, desconozco mi presente
                  si no habitas en mí al respirar.


                    • Carkis Mol Cru

                      Gracias por compartir este poema tan tierno y lleno de maravilas de tu pluma y estro.
                      Saludos de amistad
                      Rafael Molero ...

                      • maria gomiz luna

                        Gracias a ti por leerlo y me alegra enormemente que te guste, pero he de decirte que no es mío, es de un gran poeta de este portal.

                      • maria gomiz luna

                        LA SED INSACIABLE.
                        Decir adiós... La vida es eso.
                        Y yo te digo adiós, y sigo...
                        Volver a amar es el castigo
                        de los que amaron con exceso.

                        Amar y amar toda la vida,
                        y arder en esa llama.
                        Y no saber por qué se ama...
                        Y no saber por qué se olvida...

                        Coger las rosas una a una,
                        beber un vino y otro vino,
                        y andar y andar por un camino
                        que no conduce a parte alguna.

                        Buscar la luz que se eterniza,
                        la clara lumbre durarera,
                        y al fin saber que en una hoguera
                        lo que más dura es la ceniza.

                        Sentir más sed en cada fuente
                        y ver más sombra en cada abismo,
                        en este amor que es siempre el mismo,
                        pero que siempre es diferente.

                        Porque en sordo desacuerdo
                        de lo soñado y lo vivido,
                        siempre, del fondo del olvido,
                        nace la muerte de un recuerdo.

                        Y en esa angustia que no cesa,
                        que toca el alma y no la toca,
                        besar la sombra de otra boca
                        en cada boca que se besa...

                        Jose Angel Buesa.


                        • maria gomiz luna

                          "¿Ya murió? ¿Y de qué?
                          - No supe de qué. Tal vez de tristeza. Suspiraba mucho.
                          - Eso es malo. Cada suspiro es como un sorbo de vida del que uno se deshace."
                          Pedro Páramo
                          Juan Rulfo

                          • maria gomiz luna



                            Rostro de vos (Benedetti)

                            Tengo una soledad
                            tan concurrida
                            tan llena de nostalgias
                            y de rostros de vos
                            de adioses hace tiempo
                            y besos bienvenidos
                            de primeras de cambio
                            y de último vagón.

                            Tengo una soledad
                            tan concurrida
                            que puedo organizarla
                            como una procesión
                            por colores
                            tamaños
                            y promesas
                            por época
                            por tacto y por sabor.

                            Sin un temblor de más,
                            me abrazo a tus ausencias
                            que asisten y me asisten
                            con mi rostro de vos.

                            Estoy lleno de sombras
                            de noches y deseos
                            de risas y de alguna maldición.

                            Mis huéspedes concurren,
                            concurren como sueños
                            con sus rencores nuevos
                            su falta de candor.
                            Yo les pongo una escoba
                            tras la puerta
                            porque quiero estar solo
                            con mi rostro de vos.

                            Pero el rostro de vos
                            mira a otra parte
                            con sus ojos de amor
                            que ya no aman
                            como víveres
                            que buscan a su hambre
                            miran y miran
                            y apagan la jornada.

                            Las paredes se van
                            queda la noche
                            las nostalgias se van
                            no queda nada.

                            Ya mi rostro de vos
                            cierra los ojos.

                            Y es una soledad
                            tan desolada.


                            • maria gomiz luna


                              Estar enamorado (Francisco Luis Bernárdez)

                              Estar enamorado, amigos, es encontrar el nombre justo
                              de la vida.
                              Es dar al fin con la palabra que para hacer frente a la muerte
                              se precisa.
                              Es recobrar la llave oculta que abre la cárcel en que el alma
                              está cautiva.
                              Es levantarse de la tierra con una fuerza que reclama
                              desde arriba.
                              Es respirar el ancho viento que por encima de la carne
                              se respira.
                              Es contemplar desde la cumbre de la persona la razón
                              de las heridas.
                              Es advertir en unos ojos una mirada verdadera que
                              nos mira.
                              Es escuchar en una boca la propia voz profundamente
                              repetida.
                              Es sorprender en unas manos ese calor de la perfecta
                              compañía.
                              Es sospechar que, para siempre, la soledad de nuestra sombra
                              está vencida.
                              Estar enamorado amigos, es descubrir dónde se juntan
                              cuerpo y alma.
                              Es percibir en el desierto la cristalina voz de un río
                              que nos llama.
                              Es ver el mar desde la torre donde ha quedado prisionera
                              nuestra infancia.
                              Es apoyar los ojos tristes en un paisaje de cigüeñas
                              y campanas.
                              Es ocupar un territorio donde conviven los perfumes
                              y las armas.
                              Es dar la ley a cada rosa y al mismo tiempo recibirla
                              de su espada.
                              Es confundir el sentimiento con una hoguera que del pecho
                              se levanta.
                              Es gobernar la luz del fuego y al mismo tiempo ser esclavo
                              de la llama.
                              Es entender la pensativa conversación del corazón
                              y la distancia.
                              Es encontrar el derrotero que lleva al reino de la música
                              sin tasa.
                              Estar enamorado, amigos, es adueñarse de las noches
                              y los días.
                              Es olvidar entre los dedos emocionados la cabeza
                              distraída.
                              Es recordar a Garcilaso cuando se siente la canción
                              de una herrería.
                              Es ir leyendo lo que escriben en el espacio las primeras
                              golondrinas.
                              Es ver la estrella de la tarde por la ventana de una casa
                              campesina.
                              Es contemplar un tren que pasa por la montaña con las luces
                              encendidas.
                              Es comprender perfectamente que no hay fronteras entre el sueño
                              y la vigilia.
                              Es ignorar en qué consiste la diferencia entre la pena
                              y la alegría.
                              Es escuchar a medianoche la vagabunda confesión
                              de la llovizna.
                              Es divisar en las tinieblas del corazón una pequeña
                              lucecita.
                              Estar enamorado, amigos, es padecer espacio y tiempo
                              con dulzura.
                              Es despertarse una mañana con el secreto de las flores
                              y las frutas.
                              Es libertarse de sí mismo y estar unido con las otras
                              criaturas.
                              Es no saber si son ajenas o son propias las lejanas
                              amarguras.
                              Es remontar hasta la fuente las aguas turbias del torrente
                              de la angustia.
                              Es compartir la luz del mundo y al mismo tiempo compartir
                              su noche oscura.
                              Es asombrarse y alegrarse de que la luna todavía
                              sea luna.
                              Es comprobar en cuerpo y alma que la tarea de ser hombre
                              es menos dura.
                              Es empezar a decir siempre, y en adelante no volver
                              a decir nunca.
                              Y es, además, amigos míos, estar seguro de tener las
                              manos puras.

                                • Carkis Mol Cru

                                  Gracias María, por compartir este hermoso poema de Francisco Luís, que lo he leído y me ha gustado, mucho. Es muy bueno.
                                  A ver si te veo entre mis letras... pues no sé, a lo mejor es por falta de tiempo. Bueno, ya me leerás alguno y me comentas algo, María...
                                  Saludos de Rafael Molero

                                  • maria gomiz luna

                                    La verdad es que no tengo el tiempo que quisiera para dedicarle a este sitio, muchas veces entro un momento, leo varios poemas y si me gustan le pongo la estrella de forma sincera, no por cumplir. En cuanto pueda me paso por tus letras. Un saludo

                                  • maria gomiz luna

                                    Rayuela (Cortázar)
                                    (fragmento)
                                    "Y mirá que apenas nos conocíamos y ya la vida urdía lo necesario para desencontrarnos minuciosamente. Como no sabías disimular me di cuenta en seguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos (...)."

                                      • Carkis Mol Cru

                                        Gracias por compartir este fragmento de Rayuela, me ha gustado magníficamente y lleno de mucha fantasía.
                                        Saludos de Rafael Molero

                                      Ver todos los mensajes de este muro


                                      Para poder dejarle un comentario a este usuario debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.