Sobre ‘portavoza’ y algunas peculiaridades del lenguaje

Hoy les traigo un nuevo artículo sobre lenguaje. En esta oportunidad me centraré en una palabra que ha causado mucho revuelo en las redes en la última semana, ‘portavoza’. Y hablaré de ella en comparación con un sustantivo de género neutro que sí ha sido modificado por la Real Academia en su última edición. Asimismo analizo algunas conjugaciones incorrectas. Al igual que el resto de los textos de nuestro Taller Literario, este artículo hace pie en ciertas dudas personales que he solventando consultando la Web del Español Urgente, que les recomiendo visitar con frecuencia para aprender más detalles sobre nuestro idioma. Si quieres leer textos similares a éste, puedes pasarte por nuestra sección Taller Literario.

Portavoza no y asistenta sí

A propósito de las mofas que se han hecho sobre Irene Montero por utilizar el término ‘portavoza’ (con un empeño feminista, hay que decirlo alto) he pensado que no viene mal recordar que existen algunas palabras en español que tienen género común. Así ocurre ciertamente con ‘portavoz’ y ‘asistente’. Y aquí hay que detenerse. Puesto que por curioso que resulte, mientras el primer término ha provocado risas en la mayoría de los españoles (conocedores y no de esta particularidad del idioma), el segundo sustantivo se ha ido modificando en los últimos años hasta mudar al femenino, ‘asistenta’, que no da lugar a risas por lo visto.

Es importante señalar que en español contamos también con voces definidas para este mismo sentido ‘vocero’ y ‘vocera’ que se usan para referirse a aquella persona que habla en lugar de otra, o en su nombre, siendo la representante de una idea o del deseo de un grupo. Volviendo a la palabra ‘asistenta’, junto a la voz ‘asistente’ de género indefinido, se acepta para hacer referencia a aquella mujer cuyo oficio es la limpieza o asistencia de hogares. ¡Veremos si en diez años el uso de ‘portavoza’ genera tanto revuelo!

Nuestro idioma que se va formando deformando y lo que hoy causa escalofríos y risas, mañana será moneda corriente. Sea como sea, el error de Montero ha servido de lección y de aviso, puesto que ha dejado en evidencia que vivimos en un mundo tan absurdo que puede dar mayor importancia a una nimiedad como ésta mientras que deja pasar el hecho de que unos pocos se queden con el dinero de todos. Y cierro este apartado con estas palabras de Purificación Causapié que me han gustado y creo sirven para entender eso que decía antes.

Convencer de y de qué

Últimamente me he topado en varias situaciones con una incorrecta conjugación del verbo ‘convencer‘ en el presente del subjuntivo. Como mi torpeza y mis dudas siempre van de la mano he ido al diccionario, por si acaso yo estaba empleándolo mal. Pero me encontré con un extenso artículo en Fundéu que señala la necesidad de estar atentos a esta deformación en el uso del verbo, cada vez más común, por lo visto.

El verbo ‘convencer’, que hace alusión a conseguir que alguien cambien de opinión respecto a una idea en particular, según las normas de la ortografía, debe conjugarse igual que los verbos regulares que terminan en -er. Sin embargo, algunos medios de comunicación lo conjugan como si se tratase de un verbo irregular, similar a ‘agradecer’. No obstante, debemos estar atentos para no cometer este error.


Podríamos aprovechar también para extendernos en otro error que deriva de este verbo, de la frase ‘estar convencido de’. Muchas veces se hace uso de una malformación de la misma, ‘estar convencido en’, pero es importante evitarla. ‘Convencer’ es un verbo pronominal que, cuando tiene el sentido de llegar a creer en algo después de reflexionar sobre él, debe construirse con el verbo seguido de la preposición ‘de’. Teniendo en cuenta esto puedes usar la pregunta ¿de qué? para no volver a equivocarte. Asimismo, no debemos olvidar nunca la preposición para evitar caer en un queísmo muy común, tal cual muestro en el segundo ejemplo.



Comentarios1

  • Anna.

    Me gusto mucho, no tenía idea de esa acepción en asistenta.

    • Tes Nehuén

      ¡Muchas gracias por tu comentario, Anna! Un abrazo.



    Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.