Un amor que palpita solitario, de Teresa Domingo Català

Teresa Domingo CatalàTeresa Domingo Català (Tarragona, 1967) ha publicado hasta ahora los poemarios Iris de sombras (2003), Loliloquios (2004) y, en edición digital, La nieve, los ángeles (2005). En el mes julio de 2006 sale de las prensas de la editorial madrileña Torremozas, en la colección Serie Prímula, su cuarto libro de poemas, Un amor que palpita solitario.

Su primer libro, Iris de sombras, mostraba, junto a la per-fección formal, la hondura inquisitiva. El equilibrio de ambos elementos anunciaba la presencia de una poeta exquisita. Teresa Domingo Català mostraba que el poema era para ella un instrumento propicio para la in-trospección y, además, un delicado artificio capaz de ejecutar, junto a la reflexión más íntima, en búsqueda de la belleza.

La poeta se preguntaba en aquel Iris de sombras acerca de sí misma, y mostraba que en la palabra poética estaba su mejor aliada, ya que a través de la palabra es posible ejecutar cuantas interrogaciones le vivían dentro. Y aún más, era capaz de acercar a los labios del lector la pronunciación más cabal y más eficiente de esas preguntas interiores, de esas indagaciones inquietantes.

En su segundo poemario, Loliloquios (2004), la poeta de hondura lírica y de acercamiento a lo más íntimo ejecutaba una mirada hacia lo humorístico. Buscaba, y en verdad sabía encontrar, cuantos des-quicies se hallan en lo cotidiano, cuantas descompensaciones se encuen-tran en lo habitual, cuanta sonrisa cabe ante frecuente, cuanto sonrojo vibra en lo usual y cuantas risas propicia. Consistía en un acercamiento hacia lo costumbrista para sacar de ahí cuantos chantajes los seres huma-nos nos hacemos a nosotros mismos, cuantas malformaciones nos habi-tan. Teresa Domingo Català pretendía con aquel Loliloquios mostrar las perturbaciones pequeñas y grandes de que estamos hechos, y lo hacía utilizando una mirada en ningún momento exenta de algo que tal vez podría llamarse calor, cercanía cariñosa, hacia ese ser tan menudo y tan alterable que es el ser humano.

Y ahora, después de esos dos primeros poemarios de tan variadas sin-tonías, la poeta nos entrega un libro de amor. Y lo hace desde el mismo título, y al sustantivo central, «amor» le acompaña, lejano, un adjetivo tal doliente, si no vez pavoroso, «solitario»: Un amor que palpita solita-rio. Y es el soneto la forma poética elegida para nombrar a ese amor. En Iris de sombras la poeta ya había mostrado su pre-ferencia por esa pieza estrófica, y había demostrado exquisito gusto en la composición de sus versos y su estructura. Aquel poemario del no tan lejano 2003 se abría y se cerraba con sendos sonetos. Y cuarenta y dos son los que entrega en este nuevo poemario. La gran novedad es el em-pleo de endecasílabos blancos, conjuntos de versos sin rima. Los sone-tos, así, refulgen con una nueva luz, vibrante, llamativa. He aquí el último tercero del poema «Beso y lluvia»: Y fruta soy de selvas tropica-les / un zumo de naranja, una papaya, / que sor-bes en un beso eternamente.

JUAN GONZÁLEZ SOTO
19 de diciembre de 2006

Más información sobre Teresa Domingo Català

Comentarios5

  • ana

    Hola, de que sitio o en que liga puedo descatgar la novela LLanero que hace unas semanas publicaron en este sitio?
    Agradezco su informacion y felicidades por tan buenas obras.

  • Teresa Domingo

    Puedes descargar Llanero clicando en el apartado Novelas. Muchas gracias por tu interés.

  • Julian Yanover

    Aquí está el enlace directo a todos los capítulos de la novela: http://www.poemas-del-alma.com/blog/sobre-el-sitio-web/final-de-la-novela-llanero

  • silvino manuel amorim cunha

    marlene i love you

  • silvino manuel amorim cunha

    marlene carino mio necessito de hablar contigo



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.