Los manuscritos de Juan Carlos Onetti vuelven a Uruguay

La viuda de Juan Carlos Onetti, Dorotea Muhr, donó los manuscritos del autor a la Biblioteca Nacional de Uruguay. Onetti falleció en 1994 en España, país donde pasó sus últimos 19 años tras exiliarse de la dictadura militar que sufrió Uruguay. El Secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, mencionó que el escritor «no logró volver en vida, pero hoy está empezando a volver» a su país natal.

Juan Carlos OnettiTanto Fernández como Muhr consideraron que la entrega del archivo personal del autor significaba la «definitiva vuelta» de Onetti al Uruguay. El acto se realizó en el Paraninfo de la Universidad de la República y contó con la presencia de varias autoridades, aunque el presidente Tabaré Vázquez se excusó de asistir por «problemas de agenda». Entre las personalidades presentes se encontraban el artista plástico Hermenegildo Sábat, el escritor Carlos Maggi, el músico Daniel Viglietti y el presidente de la Academia de Letras, Wilfredo Penco.

La viuda, que reside en España y viajó especialmente para la ceremonia, explicó lo mucho que le costaba desprenderse de los manuscritos por su valor afectivo, pero aseguró que su deseo es que los investigadores y estudiosos puedan profundizar la investigación sobre la obra de su marido. El archivo incluye los originales de «Juntacadáveres» (1964), «Cuando entonces» (1987) y «Cuando ya no importe» (1993), entre otros.

«Esta donación es una fiesta y un privilegio para todos nosotros, los manuscritos de Onetti perpetuarán su memoria», aseguró Mabel Batto en nombre de la Biblioteca Nacional.

Nacido el 1 de julio de 1909 en Montevideo, Juan Carlos Onetti escribió once novelas y decenas de relatos y ensayos. El escritor argentino Julio Cortazar lo definió como «el más grande novelista latinoamericano». Su primer obra editada fue «Tiempo de abrazar», de 1938. En 1950 publicó «La vida breve», donde hizo su aparición Santa María, la ciudad mítica donde transcurren sus novelas. Doce años más tarde recibió el Premio Nacional de Literatura de Uruguay.

Invitado por el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid, en 1975 abandonó Uruguay perseguido por el gobierno militar y se radicó en España. Allí continuó su obra y en 1980 obtuvo el Premio Cervantes de Literatura.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.