Félix J. Palma obtiene el Premio Ateneo de Sevilla

La cuadragésima edición del Premio de Novela Ateneo de Sevilla, informan desde ADN, tuvo como ganador de los 42 mil euros con los que está dotado el galardón a Félix J. Palma, el autor de “El mapa del tiempo”.

Félix J. PalmaLa obra premiada, agrega la fuente, es una extensa novela fantástica que está ambientada en la Inglaterra Victoriana y constituye, tal como se encargó de expresar el escritor, un “homenaje a los folletines decimonónicos”. Tal como adelantó Palma, en esta “fantasía histórica” el lector podrá sorprenderse con un viaje en el tiempo donde se mezclarán Jack El Destripador, Bram Stroke, Julio Verne y Henry James, entre otros personajes.

Como no podía ser de otra manera, tras conocer este fallo que se dio a conocer en el marco de una cena organizada en el Real Alcázar de Sevilla, Félix Palma se mostró orgulloso de recibir este prestigioso galardón que ya han ganado Felipe Benítez Reyes, Fernando Marías y Espido Freire y que, en esta ocasión, premió lo que él mismo considera su obra “más ambiciosa” ya que, al ser una narración de carácter histórico, “hubo que cuidar mucho los detalles”.

Cabe destacar que el jurado integrado por Ana María Ruiz Tagle, Francisco Prior, Julio Manuel de la Rosa, Enrique Barrero y Salvador Gutiérrez eligió “El mapa del tiempo” entre las 226 novelas procedentes de 16 países que se presentaron en esta oportunidad.

Por otra parte, cabe destacar que el Ateneo Joven, un premio dotado por doce mil euros, ha quedado en manos de la madrileña Rebeca Tabales, autora de “Eres bella y brutal”, una novela “intimista” que escribió a lo largo de ocho años y está estructurada como un tríptico. Al conocer la noticia, la escritora se mostró “encantada, agradecida y un poco alucinada” ya que, tal como aseguró, no esperaba que su primera obra resultara elegida por el jurado.

Comentarios1

  • argantonio

    Si se cayeran las estrellas de nombres legendarios
    seríamos los primeros y los últimos en conocer el
    secreto de la eternidad.
    Cuelgan sobre nuestros sueños tan inmensas como soles
    tan pequeñas como las del sueño de Belen, como las del hada
    o la Cenicienta, o las diminutas que flotan sobre el capirote de los
    magos, tan vagabundas como la Gitanilla de Cervantes, nómadas en remotas sendas, minúsculas en el universo, portadoras de esperanza, brillantes en el desierto.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.