Nicko Schroder

Carta a un puente sobre un río tóxico

Yo no sabía que existías, pero ahí estabas.

No sé que tan consciente eres de tu condición de puente,

pero me ayudaste a cruzar al otro lado... Sin tí no me hubiese atrevido.

Me gustaría sentarme contigo a tomar un café 

y charlar de mi nueva vida al otro lado del río,

pero francamente no será posible: A los puentes no se les vuelve a ver jamás.

 

Espero que leas esta carta, puente sobre el río tóxico.

Es necesario que sepas lo importante que eres 

para muchas personas en busca de un cambio, de una nueva dirección.

 

Antes de despedirme quisiera contarte que estoy caminando en diagonal,

bebiendo de un río de aguas claras, puras, honestas, amables.

He puesto aquí mi sendero, he encontrado lo que quería ser. 

 

Te mando un trozo de mi tinta, sé que la usarás bien.

Atentamente, 

Peatón.

Comentarios2

  • Amorina

    Así es, los cambios siempre están dentro de uno, basta ver una chispa, una luz que nos titile y poner nuestra voluntad al servicio de existir.
    Un abrazo, lindo domingo y brindo por ese momento(ser) tan especial que te llevó a un cambio

  • mariarl

    un bello poema me encanta saber que hay personas
    que dan sus cambios para bien



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.